Algunos apuntes de Madrid

– Que te limpien los zapatos con cariño y esmero en Orquera (y por sólo seis euros). Creo que ha pasado a ser mi nuevo sitio favorito de Madrid.

– La planta de abajo de El Amante.

– Los blazers de Hartford que venden en L’Habilleur.

– El aperitivo en las terrazas de la Plaza del Rey.

– El bloody mary de Salsa Diablo con su receta secreta de salsa diablo.

Salsa Diablo

– Las gafas de sol que me digan en Ópticas Toscana.

– Las margaritas y el taco gobernador de La Lupita (mejor el de Villanueva que el de Conde de Xiquena. Hay más rollo).

– Los chalecos cruzados de Anglomanía para chaqués.

– El salmorejo de Taberna Laredo.

– La colección Abelló que se expuso en el Palacio de Cibeles.

– El vermú Zarro de El Cangrejero y su ventresca de bonito en conserva.

El Cangrejero

– Las colecciones de Le Coq Sportif que tienen en Isolée. En general, cualquier cosa que venden en Isolée (“belleza, moda, delicatesen, menaje, regalo…”).

– Los huevos benedict de Café Murillo.

Café Murillo

– Los gin tonics de La Ruleta.

– Las más de 5.000 películas y cientos de series que hay en Diurno para alquilar por 1,5 euros.

– El kamchatka de Luzi Bombón (y el pan de centeno con mantequilla).

– Un Sin Aliento (pisco, tamarindo, lima…) en Club Matador junto a una ventana abierta.

IMG_9274

– El edificio del despacho de abogados Pérez-Llorca visto desde Castellana.

– La calle Barquillo y la tarta de manzana de Pomme Sucre.

Pomme Sucre

– Nunca diré no a un vodka zumo de naranja en la terraza de El Viajero, por muy conocida que sea.

– Los boletus con vieiras y las chuletillas de cabrito de El Cisne Azul.

– La Plaza Villa de París, que sigue siendo la plaza más bonita de Madrid (a pesar de la reforma de la Audiencia Nacional y el parking que le han metido con calzador).

– Tener un viernes por la tarde libre en primavera e ir andando desde el trabajo a casa. Desde cualquier trabajo a cualquier casa.

9 pensamientos en “Algunos apuntes de Madrid”

  1. Siempre es un placer leerle.

    Leo Hartford y me recuerda a un verano pasado en que me compré, de la mano de una francesa, un bañador por encima de mis posibilidades. Ella se fue pero el bañador lo estoy amortizando, así que menuda publicidad les estamos haciendo.

    Muchas gracias y disfruta de la primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *